fbpx

Tiroteo de película en una persecución en la General Paz

En un video de tan solo 34 segundos de duración se puede respirar la tensión y la adrenalina abordo de un patrullero de la Policía de la Ciudad que persiguió a toda velocidad y a los tiros a un grupo de delincuentes en plena General Paz.

El registro comienza con uno de los policías modulando en la radio sobre lo que estaba pasando. Pero el nerviosismo aumenta. Primero cuando el auto en el que escapaban los ladrones los golpea para sacarlos del camino y, luego, cuando desde ese vehículo empezaron a dispararles a los oficiales.

El conductor del patrullero, con un rápido reflejo, sacó su arma y comenzó a tirar a través del parabrisas, mientras manejaba con una mano. En la grabación, al mismo tiempo, se ven circular autos particulares en la calle.

Los impactos de bala, propios y ajenos, quedaron en el vidrio como testigos del episodio al límite que vivieron los uniformados. Los orificios de bala también quedaron grabados en el auto de los asaltantes, pero del lado trasero del vehículo.

“¿Estás bien?, ¿estás bien?”, se preguntan entre ellos, casi sin aliento. Con la pantalla en negro, los proyectiles siguen sonando. “Enfrentamiento armado, enfrentamiento armado”, informan a la radio.

Fuentes policiales confirmaron a TN.com.ar que las imágenes en primera persona fueron tomadas por efectivos de la Brigada de la Comisaría Vecinal 9C que persiguieron a un Fiat Palio blanco con pedido de secuestro desde Villa Lugano, en la Ciudad de Buenos Aires, hasta la localidad de Villa Madero, en La Matanza.

Según las fuentes consultadas, todo comenzó cuando un grupo de delincuentes cometió un robo y a toda velocidad escapó rumbo al conurbano. Sin embargo, los policías porteños lograron interceptarlos en plena fuga sobre la General Paz.

En Barros Pazos y Olavarría, ya del lado de Villa Madero, lograron detener al Palio. En ese instante, uno de los ladrones se entregó pero el resto de la banda se negó a darse por vencido. Entonces, se dio otro enfrentamiento armado a unos 100 metros del lugar.

Como resultado del segundo tiroteo, tres asaltantes resultaron heridos. Las balas policiales les impactaron en el brazo, la rodilla y el glúteo. Todos fueron detenidos: son menores de edad.

Los policías les secuestraron las dos pistolas Bersa Thunder 9mm con la que les dispararon. También ocho celulares y dinero en efectivo.

En el caso interviene el Jugado de Menores N°7, a cargo de Gustavo Caruso.