piqueteros plaza de mayo

Los movimientos sociales troskistas y los asociados al oficialismo dirán presente en la Plaza de Mayo en una nueva jornada de protesta. Pese al anuncio del bono de 11 mil pesos que se destinará a 1,3 millones beneficiarios del programa Potenciar Trabajo el mes próximo, desde las 10 la Unidad Piquetera y la Unión de Trabajadoras y Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) se movilizan para pedir cambios en la política social y económica del Gobierno Nacional.

La convocatoria tuvo diversos puntos de encuentro previos dentro del centro porteño. Algunos concentraban en el Ministerio de Trabajo, donde reclamaban una actualización del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM), que hoy está en 45,5 mil pesos, es decir, “en la línea de pobreza”. También en el Ministerio de Desarrollo Social, donde cuestionaban el “incumplimiento en los programas sociales y partidas alimenticias en los comedores” que dependen del titular de la cartera Juan Zabaleta.

En paralelo, otras columnas iban desde Tribunales, de la calle Talcahuano, en donde daban una conferencia de prensa contra “la criminalización de la protesta social”. También se les unía la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la organización liderada por el diputado oficialista Juan Carlos Alderete. Hace semanas, unos treinta comedores y viviendas de esa organización fueron allanados en el marco de una causa judicial abierta durante el gobierno de Mauricio Macri y en la que se investiga supuestas irregularidades en el manejo de planes sociales.

Se sumaban, además, concentraciones en el Obelisco y en Avenida de Mayo. Entre estos reclamos, uno de los que más pedirán los sectores cercanos al oficialismo será la aprobación del Salario Básico Universal, que busca que unas 7,5 millones de personas de entre 18 y 64 años que no poseen ingresos provenientes del mercado laboral formal y estén en una situación de vulnerabilidad reciban un monto equivalente a la Canasta Básica Alimentaria individual: 15 mil pesos.

El proyecto es encabezado por Juan Grabois, quien está vez no será de la partida (se encuentra en el Chaco) tras su estruendoso acto de la semana pasada en el Puente Pueyrredón. en donde cargó duro contra el presidente y pidió “dejar la sangre en las calles”, pero los sectores que le responden sí estarán presentes junto a la CTA Autónoma, La Poderosa, la OLP, el Frente Popular Darío Santillán, Nuestramerica y el Partido Piquetero.

Los dirigentes Eduardo Belliboni (del Polo Obrero), Silvia Saravia (de Barrios de Pie- Libres del Sur) y Mónica Sulle (del MST-Teresa Vive), entre otros referentes de las agrupaciones que forman los movimientos sociales de izquierda, por su parte, dejaron entrever que podrían incluso acampar frente a la Casa Rosada. La jornada promete abarrotar el centro la Ciudad, no apto para el tránsito, y volverá a mostrar la unificación en las calles de sectores piqueteros con diversos armados políticos ante la mirada del Gobierno y en medio de la crisis social y económica.

Fuente: NA

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER