fbpx

Decenas de miles de personas tomaron las calles de Londres este domingo, en el segundo día consecutivo de protestas contra la brutalidad policial después del asesinato de George Floyd en Minneapolis, Estados Unidos.

Con el lema “el racismo es un virus”, la multitud alzó su voz de protesta.

Ya el sábado, centenares de manifestantes se habían reunido en el centro de Londres en una manifestación pacífica pero que terminó con un pequeño grupo de personas enfrentándose a la policía, cerca de la residencia del primer ministro británico, Boris Johnson.

Este domingo se informaba de 27 policías heridos, dos de gravedad.

Según el diario El Mundo de España, los manifestantes fueron hacia la embajada de los EE.UU.

En Bristol, oeste de Inglaterra, vitoreaban mientras derribaban una estatua de Edward Colston, un comerciante de esclavos del siglo XVII, la que luego fue arrojada al río.

Fuente: Noticias Argentinas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *