¿Quiénes tendrán prioridad para recibir la vacuna?

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, dijo que la vacuna de Oxford que comenzará a producirse en la Argentina va a ser para los adultos mayores, los trabajadores de salud y los que tengan algún tipo de patología previa que los haga vulnerables.

“Con eso se comienza como en todas las vacunaciones y después iremos viendo hasta donde se extiende, porque claramente como sucede con otras vacunas, el nivel de hasta donde vamos a llegar en inmunidad va a ser determinado por la propia evolución de la pandemia y creemos que con esto va a tener un golpe muy fuerte respecto a esta evolución”, detalló el ministro.

Gonzalez García dijo que están “contentos y orgullosos”, porque están tratando de asegurar “según lo que se propuso el Gobierno desde el primer momento”, el acceso a la vacuna y el momento de acceso a la vacuna. Y agregó que también una manera de asegurar el acceso es que el precio sea razonable.

Y en ese sentido dijo: “también estamos orgullosos porque no es fácil producir la materia prima para una vacuna de esta complejidad y finalmente que tengamos la capacidad nacional de producción nos llena de orgullo”.

“Esta vacuna viene a la delantera en el mundo en cuanto al momento de fase clínica en la que está. Al 20 de julio ya hay publicaciones que en los primeros estudios que se están haciendo en distintos países del mundo dan una extraordinaria capacidad de inmunidad que tiene la vacuna con una sola dosis. 91 por ciento de los pacientes que usaron la vacuna tuvieron inmunidad”, subrayó el ministro.

No obstante, González García remarcó que “no es ni la única negociación ni la única alternativa. Nosotros seguimos trabajando con la experiencia clínica que está realizando en nuestro país otro proveedor. Primero para asegurarnos cual es la mejor o la más efectiva y segundo en qué momento la podemos montar para que sean inmunizados los argentinos”.

“Tener la producción local, junto con México, es una muy buena noticia para toda Latinoamérica y es una seguridad de acceso a la vacuna en tiempo y en forma”.

“Antes de que terminen los estudios de la fase experimental, se está empezando a producir. Eso es lo que decía el presidente de que ‘está a riesgo’. Si la vacuna no fuera útil en realidad se pierde todo lo que se ha invertido en esa fabricación. Y el hecho de que se haga acá en Argentina asegura por lo menos un tiempo largo, con respecto a lo que era previsible de otros proveedores”.

González García advirtió además que “la idea de que estas investigaciones están lideradas por países del hemisferio norte podría ponernos potencialmente en un riesgo respecto al acceso. De esta manera estamos tomando definiciones que aseguran el acceso”.

Fuente: Noticias Argentinas