massa moreau

“Soy consciente que tengo una responsabilidad adicional por ser mujer. No se confundan, no voy a gobernar con mis hormonas esta Cámara, sino con mi cabeza y mis convicciones políticas”. Con esas palabras, Cecilia Moreau se convirtió en la primera presidenta de la historia de la Cámara de Diputados. La legisladora del Frente de Todos reemplazó este miércoles a Sergio Massa frente al recinto, tras una sesión especial en la que una mayoría del hemiciclo votó a mano alzada la renuncia del tigrense y su nominación como sucesora de quien es su jefe político.

“No es una tarea sencilla estar acá sentada básicamente porque reemplazo a quien me conduce políticamente”, dijo Moreau al subir al estrado principal. Fue el propio Massa quien la propuso puertas adentro del FdT para liderar Diputados. Cerrado el apoyo interno, su ascenso en la Cámara baja no estuvo exento de polémica por la contra de las espadas legislativas de Juntos por el Cambio. Hubo una amplia abstención opositora, que sin embargo no permitió bloquear la designación de la diputada de 45 años e hija del histórico dirigente radical, devenido en kirchnerista, Leopoldo Moreau.

La designación de Moreau fue la coronación de una jornada que estuvo también marcada por la renuncia de Massa, quien asumirá el miércoles como nuevo ministro de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura. Antes de la sesión, el tigrense se despidió entre lágrimas de sus colaboradores parlamentarios y sus compañeros de bloque. Al cumplir con la formalidad y el voto afirmativo de la Cámara baja, agradeció a sus pares por el tiempo compartido desde que asumió en diciembre de 2019 y pidió, a propios y ajenos, “construir consensos”.

“Entendiendo el acuerdo de labor parlamentaria, simplemente y brevemente, quiero agradecerles a todos y casa uno de los trabajadores de esta casa que a lo largo de estos 996 días que me tocó estar al frente de la Cámara nos acompañaron con un esfuerzo enorme, con un compromiso único y entendiendo las complejidades que nos tocaron vivir. Quiero agradecerle a cada diputado y diputada”, comenzó su despedida Massa. “La Argentina necesita que en algunos temas tengamos humildad, tolerancia, capacidad y coraje de construir consensos y políticas de Estado”, destacó.

Y agregó: “Me enseñó a buscar acuerdos, pero sobre todo a valorar y respetar la tarea que cada uno de ustedes lleva adelante. Muchos de los que estamos acá en muchos temas podemos pensar distinto, pero no tengo ninguna duda de que todos los que están acá tienen una enorme pasión por tratar de construir de esta casa nuestra que es la Argentina un lugar mejor”, remarcó, antes de cederle su lugar al vicepresidente del cuerpo, el macrista Omar De Marchi, al frente de la sesión hasta que se designó a Moreau, quien deberá completar el mandato de Massa hasta diciembre de este año.

Al dimitir Massa a su banca, además del movimiento de pinzas con Moreau hubo otro juego de fichas: le correspondió jurar como diputado al presidente del Partido Piquetero, Juan Marino, un dirigente de 34 años que hasta ahora se desempeñó como funcionario en el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, que conduce el referente de La Cámpora Andrés “Cuervo” Larroque.

Fuente: El Diario Ar

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER