«Pinta libre», la app para conseguir cerveza gratis

Cerveza gratis. Ese podía ser el deseo de muchas personas. Y Pinta Libre, una aplicación que nació hace solo dos meses, hoy puede hacerlo realidad. O casi. Porque más allá de que aquí no hay letra chica, el modelo de negocios que propone la empresa es el de una comunidad. Y en ese marco, la importancia reside en cómo implementar esta herramienta.

La forma es fácil: bajás la app, pagás una suscripción mensual de $99, te acercás a cualquiera de los bares disponibles y pedís tu pinta gratis. Claro, la pregunta común es rápida: ¿puedo tomarme una cerveza por día durante un mes y sólo pagar menos de 100 pesos? La respuesta inmediata es sí.

Matías Mindlin, CEO de Pinta Libre, tiene la contestación precisa: “Nuestro modelo económico no es magia. Tenemos usuarios que descargan la app y comercios que se quieren adherir a la plataforma. ¿De qué manera se sustenta? En base al extra consumo que haga la gente cuando se lleva su pinta. El comercio gana en visibilidad, en elegir cuáles son los días que le viene bien llenar su espacio y con aquello que la gente pida más allá de su pinta. Pinta Libre propone un cambio de paradigma, un nuevo marketing”.

En la actualidad, Pinta Libre opera en Capital Federal, Mar del Plata, La Plata y Córdoba. Cuenta con más de 150 locales adheridos y 5 mil suscriptores, “lo que representa cerca de 500 mil pesos de facturación mensual. Nuestra proyección para fin de año es que vamos a tener más de 12 mil”, agrega Mindlin.

Si se tiene en cuenta que el promedio de una pinta en un bar es de 120 pesos (contando los más famosos 2×1 o happy hours), el usuario que decida consumir utilizar la pinta diaria puede ahorrarse en su consumo final unos 3.500 pesos al mes por pagar $99 cada 30 días. Claro, la lógica del mercado también cuenta. En ese sentido, Mindlin comenta que “apostamos a que la gente consuma algo más. Casi nadie se toma una pinta por día, pero podría hacerlo. La clave está en el consumo. No hay gato encerrado. Tratamos de concientizarlos para que no se abusen del modelo, ya que si la usás mal, destruís la comunidad. Si consumís, vamos a estar contentos todos. Ahora, si tomás la cerveza y te vas, al final no le termina sirviendo a nadie. Por eso decimos esto de que la primera pinta es gratis. Hoy no hay obligación de consumir algo extra, pero sí es la idea”.

Para lo que resta del año, Pinta Libre planea llegar a Rosario y Neuquén. Según Mindlin, “el objetivo de 2020 estará puesto en Estados Unidos y España, donde no hay una app de estas características. Ya estamos avanzados”. Con respecto a los lugares donde funciona, el CEO de Pinta Libre asegura que el uso está muy bien distribuido, siendo Córdoba la ciudad donde más rápido creció. “El cordobés tiene un efecto de viralización muy fuerte que le escapa a los factores tradicionales. Llegaron al mismo número de La Plata y Buenos Aires en mucho menos tiempo”.

En muchos de los bares, la aplicación también permite aplicar un 20 off en la carta, cerveza, hamburguesa y papas fritas a un precio fijo, segunda pinta a menor valor, pintas a 60 pesos, extra happy hour, 2×1 en hamburguesas y hasta un fernet. “Creamos un verbo: pintear. Pese a que podemos ofrecer otras cosas, no queremos sacar el foco y que siempre esté la cerveza de por medio”. Y agrega: “De acuerdo a los usuarios que tenemos por zona, aumentamos los bares. Pero tenemos un área de calificación y hacemos una experiencia en salón para ofrecer algo que esté bueno. Los propios locales nos han preguntado cuánto costaba ser parte de la comunidad, ya que esto redirecciona el flujo de gente. Ellos invierten una cerveza por el usuario que Pinta Libre le sienta a la mesa”, dice Mindlin, quien creó la aplicación luego de ver que “había una necesidad de la gente por salir frente a las presiones salariales, académicas o familiares. Encontramos una forma de incentivar a salir más. Fue como un match. Estudié un poco otros modelos, craneé el sistema de negocios, se lo presenté a inversores y fuimos para adelante”.

En la actualidad, Pinta Libre cuenta con un staff de casi 30 personas entre desarrolladores, diseñadores y agentes comerciales en cada una de las ciudades donde opera. “Llevar adelante una estructura así conlleva un gasto importante. Una inversión muy grande. Para fines de año habremos puesto 250 mil dólares. La recaudación final para esa fecha será de 10 millones de pesos”, comenta el creador.

El regalo prometido

Además del servicio tradicional, Pinta Libre cuenta con un modelo corporativo para que el empleador tenga una alternativa de regalo para los empleados. “Es un beneficio súper económico. Lo hacemos a medida en físico y digital con la marca de la empresa. En La Plata vendimos más de mil en días ya que viene con un concepto tecnológico, ya que todos tenemos un smartphone, económico y con la cerveza como motor de encuentro ya que la pinta hoy no está mal vista. Y el empleador quiere que el empleado disfrute. Es un regalo muy bien recibido. Ya vendimos más de 2.000 mi corporate”, asegura Mindlin, quien tiene 22 años y está en quinto año de la licenciatura de empresas en la UNLP.

“Tener una idea no es tan difícil. El tema es la implementación. La clave está ahí. Es un esfuerzo muy grande, pero hoy puedo decir respiro Pinta Libre”, dice Mindlin. Y cierra: “Es una herramienta más que se suma a los servicios de suscripción. Hoy la gente tiene Netflix, Spotify y ahora puede sumar una más. En Estados Unidos y Europa cada persona tiene cerca de 10 suscripciones. Vamos camino a eso. Y está bueno que Pinta Libre sea una de las opciones”.

Cómo pintear en 4 pasos

Descargá la app.

Suscribite por $99 al mes.

Andá a cualquiera de los bares adheridos.

Pinteá y usá las promos.

Fuente: Ámbito Financiero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*