fbpx

Murió Diego Maradona: Guillermo Coppola se enteró al aire y rompió en llanto

Se amaron tanto que cuando se pelearon lo hicieron para siempre, o casi. Es que la historia de Diego Maradona y Guillermo Coppola fue mucho más que la de un futbolista y su representante. Fueron amigos, hermanos y socios. Llegaron a lo más alto y transitaron las zonas más oscuras de la vida, pero siempre juntos.

Coppola se enteró de la muerte de Maradona mientras estaba en el programa de radio de Guido Kaczka, en FM 99,9 La 100, donde participa como columnista, contando anécdotas y opinando sobre las distintas alternativas que se van dando cada día.

Pero este 25 de noviembre, el periodista Guillermo Poggi, a cargo de deportes, dio la noticia que nadie imaginaba y la que va a tomar tiempo en asimilar: murió Diego.

La reacción de Coppola fue instantánea. El hombre de la sonrisa constante y el optimismo a toda hora se largó a llorar como un chico y trató de hilvanar algunas palabras para despedir a su viejo amigo. Y, como pudo, dejó salir de su corazón ese tipo de sentimientos que afloran solamente en momentos como este.

“Siempre era alegre, feliz… Yo prefiero a ese Diego, ese Diego que nos divertimos… Que la pasamos bien, que lloramos, que sufrimos… ¿Viste la cuerda? La cuerda, la cuerda… y un día se rompe. Un día se rompe tirar mucho de la cuerda, mucho tirar de la cuerda, Dieguito…”, comenzó diciendo Guillermo, casi como un lamento.

Y en otra parte de su testimonio, reproducido en Intrusos, agregó: “Estoy destrozado, destruido… Me imagino cómo estarán sus hijos, sus hermanas, sus hermanos. No quiero ni pensar. Prefiero no creerlo y pensar que es un sueño”.

Una de las últimas postales de Diego y Guillote se dio en marzo, cuando Maradona llegó a la Bombonera como DT de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Desde su palco, Coppola le tiraba besos y “te amos” a su entrañable compañero, aquella noche en que Boca se consagró campeón del torneo local.

Hace poco, cuando el panorama vinculado a la salud de Maradona comenzó a complicarse, Guillermo fue crítico de la manera en que se lo veía a Diego, especialmente por la imagen que dio el último 30 de octubre, cuando le hicieron un homenaje por su cumpleaños.

“La imagen del viernes de Diego no la quiero volver a ver”, dijo en ese momento Coppola, preocupado. E insistió: “Seguramente Diego quiso ir, pero le tenías que inventar algo para retenerlo. Conmigo no iba en ese estado”.

Fuente: Clarín