Las autoridades brasileñas informaron que están avanzando en sus esfuerzos por despejar los bloqueos de rutas en todo el país por camioneros para protestar por la estrecha derrota del presidente Jair Bolsonaro frente a Luiz Inácio Lula da Silva en la segunda vuelta electoral del 30 de octubre.

La Policía Federal de Carreteras (PRF) de Brasil reportó que manifestantes estaban bloqueando las carreteras parcial o totalmente en 156 lugares hasta este miércoles por la mañana, por debajo de los 190 de la noche anterior. 

Aunque son menores que en días anteriores, es probable que las protestas sigan interrumpiendo la distribución de combustible, la producción de carne, las entregas de alimentos a los supermercados y los envíos de granos a los puertos.

Alarma por los suministros médicos

Anvisa, la agencia nacional de salud, advirtió que los bloqueos podrían provocar escasez de suministros médicos.

La policía reportó que 601 bloqueos habían sido despejados en todo el país, aunque las carreteras seguían cortadas o parcialmente cortadas en 15 de los 26 estados de Brasil, sobre todo en Santa Catarina y Mato Grosso, donde Bolsonaro tiene un fuerte apoyo popular.

Bolsonaro, un nacionalista de derecha -según un cable de la agencia de noticias Reuters-, no reconocido su derrota en público, pero no impugnó el resultado electoral y autorizó a su jefe de gabinete a iniciar el proceso de transición con los representantes de Lula, ya que de hecho compareció como perdedor de la segunda vuelta ante la Corte Suprema de Justicia.

El Ministerio de Justicia comunicó este miércoles que se habían emitido más de 900 multas contra conductores que están participando en las protestas y utilizando vehículos para bloquear las carreteras.

Fuente: NA

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER