fbpx

Marcos Rojo, cada vez más cerca de Boca

El cierre de la temporada encontró a Boca nuevamente campeón, muy a pesar de que no logró con el máximo objetivo, la séptima Libertadores. Sin embargo, el fútbol da revancha. Y mientras se festeja la obtención de la estrella número 70, los dirigentes ya están pensando en el plantel que competirá por el máximo trofeo continental de 2021. En ese sentido, se apuntaron los cañones para incorporar a la primera figura. Se trata de Marcos Rojo, quien se debate entre aceptar la propuesta azul y oro o volver a Estudiantes, su club de origen.

Boca le hizo una propuesta por tres años y en Brandsen 805, esta vez, son optimistas. “Se puede hacer”, le dijo una alta fuente dirigencial a Clarín. A mediados del año pasado, el propio Juan Román Riquelme se comunicó con Rojo, pero el jugador declinó el ofrecimiento del vicepresidente ídolo. “Me llamó Román, a mí. Estaba re emocionado, es un ídolo, mi viejo es fanático de Boca. Crecí viéndolo a él. Hablamos y le comenté la situación, quedamos en hablar”, dijo el futbolista de 30 años en julio.

Entonces, también aclaró: “Al principio me movió. Después, lo pensé bien y le dije que no era el momento de ir a Boca. La gente de Estudiantes me recibió como un ídolo, me abrieron las puertas. No puedo irme ahora a Boca habiendo jugado un solo partido, no hablaría bien de mí”.

El 17 de febrero de 2020, Rojo jugó ante Defensa y Justicia por la 20ª fecha de la Superliga. Los días posteriores, en la previa del duelo contra River, se desgarró el bíceps femoral de la pierna izquierda. La pandemia interrumpió la actividad y ya no pudo volver a vestir la camiseta rojiblanca.

El ex defensor de la Selección Argentina, que puede desempeñarse como zaguero o lateral izquierdo, se quedó en nuestro país. Contrató un personal trainer para no perder la forma. Mientras tanto, en Inglaterra, su agente busca negociar la salida del Manchester United. El club inglés le comunicó que no lo tendrá en cuenta, pero espera alguna oferta por su ficha. Si no llega antes del 31 de enero, cuando cierra el libro de pases en la Premier League, será jugador libre.

Kristian Bereit está detrás del tema de Rojo. Es miembro de Stellar Group Ltd, la empresa británica de representación de futbolistas que tiene en su cartera, entre otros, a Gareth Bale (Tottenham), Saúl Iñiguez (Atlético de Madrid), Wojciech Szczesny (Juventus) y otros argentinos, como el caso de Sergio Romero, Guido Carrillo y Ezequiel Schelotto.

¿Por qué ahora aceptaría jugar en Boca? Estudiantes no puede competir económicamente. No es casual que hayan sondeado a Diego Braghieri (jugará en San Lorenzo) y Cristian Lema. No obstante, Juan Sebastián Verón presiona y Rojo está incómodo. En La Plata no lo dan por descartado, pero saben que será difícil volcar la balanza.

En tanto, trascendió que el Consejo de Fútbol quiere un lateral derecho (no están conformes con Leonardo Jara ni con Julio Buffarini, que se iría en junio; interesa Nahuel Tenaglia, de Talleres), un volante central y un centrodelantero (el préstamo de Franco Soldano vence a mitad de año y no será renovado).

A excepción de Carlos Tevez, el emblema del plantel, escucharán ofertas por todos los jugadores. “Muchos dicen que se quieren ir; primero, van a tener que traer una propuesta, nadie se va a ir gratis”, deslizaron quienes caminan los pasillos de la Bombonera. En las últimas horas, Mauro Zárate y Eduardo Salvio manifestaron su intención de salir.

Fuente: Clarín