La Ley de Alquileres se trata este miércoles: Qué cambios propone

Este miércoles, la Cámara de Diputados buscará sancionar el proyecto de reforma de la ley de Alquileres, que contempla la extensión del contrato a tres años, una actualización anual de ese acuerdo basado en un promedio del aumento de salarios e inflación, y un nuevo sistema de garantías.

La iniciativa fue consensuada en base a diferentes proyectos entre Cambiemos, y la oposición, y eso permitió firmar un dictamen en la comisión de Legislación General, que conduce el macrista Daniel Lipovetzky, con un amplio respaldo político.

Los aspectos centrales de la reforma del Código Civil y Comercial referido a la ley de alquileres son la extensión de un contrato de dos a tres años, un nuevo mecanismo de actualización anual -en lugar de semestral- que se calculará en base al aumento de la inflación y el salario.

En ese sentido se establecen una fórmula para la actualización de los precios, combinando el IPC (Índice de Precios al Consumidor) con el RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables.)

Otro punto clave del proyecto es que se establece que el inquilino podrá optar por presentar como garantía un aval bancario, seguro de caución; garantía de fianza; o personal del locatario, que se documentará con recibo de sueldo, certificado de ingresos o cualquier otro medio fehaciente.

En el dictamen consensuado se establece que el inquilino presentará dos propuestas de garantías y el propietario estará obligado a elegir una; también se fija en un mes el depósito que tendrá que abonar el locatario.

Además, las expensas extraordinarias deberán ser abonadas por el dueño de la propiedad, y que en caso de rescindir el contrato, el inquilino deberá avisar con tres meses de anticipación para evitar pagar una multa.

En cuanto al deposito, el dictamen fija que no se podrá pedir «el pago de alquileres anticipados por períodos mayores a un mes» y determina que el depósito de garantía será devuelto mediante la entrega de una suma equivalente al precio del último mes de la locación, o la parte proporcional en caso de haberse acordado un depósito inferior a un mes de alquiler.

Otro aspecto clave del dictamen es que se deberá declarar el contrato de alquiler ante la Administración Federal de Ingresos Públicos de la Nación (AFIP), dentro de los plazos que disponga este organismo, que a la vez deberá dar facilidades para poder cumplir con esta medida.

Ademas se crea el Programa Nacional de Alquiler Social destinado a jubilados, pensionados, y aquellas familias que no tengan como acceder a un sistema de garantías.

En ese sentido se establece que a través de ese plan se otorgarán garantías de fianza o seguros de caución para contratos de alquiler de viviendas; y se propiciará la creación de líneas de subsidios o créditos blandos, entre otras medidas.

«Durante los últimos años, nuestros representantes han naturalizado el hecho de que la vivienda en Argentina está garantizado sólo para el que puede pagarla. Esta idea, que asume que la vivienda es sólo una mercancía, requiere de políticas públicas que la enfrenten y reconozcan el elemental derecho a acceder a un lugar donde vivir«, explicó Rosario Fassina, Socióloga y Coordinadora del área Derecho a la Ciudad de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ).

«Esta tendencia podría empezar a cambiar si el proyecto que se dictaminó se convierte en Ley, si nuestros representantes se deciden, de una vez por todas, a empezar a representar a la población inquilina argentina«, agregó.

En tanto, Gervasio Muñoz, de Inquilinos Agrupados, detalló que la nueva ley “no va a afectar de forma contundente la rentabilidad de los pequeños propietarios», pero explicó que «debe haber un registro que va a permitir una segmentación para ponerle impuestos más altos a los grandes propietarios«.

«Hoy día no puede diferenciarse a la jubilada que posee un departamento de las constructoras que poseen 100 o 200 viviendas», graficó.

Muñoz también denunció el crecimiento desregulado de los alquileres temporarios: “AirBnB está preparando una ley terrible para generarle una plataforma legal que permite construir edificios específicamente para su negocio, que se va a tratar en la legislatura porteña, y que permite hoteles de hecho, lo cual aumenta el valor de los alquileres de la zona. Airbnb destroza todo”.

“El mercado se concentra si no hay regulación. No hay forma de resolver el problema de la vivienda en Argentina si no se interviene la rentabilidad del mercado. Tenemos los precios desregulados desde la dictadura”, concluyó.

1 Comment

  1. En Argentina la ciudadanía neurótica, inevitablemente, depende de una gestión gubernativa psicótica.
    Se evidencia la experiencia más feroz con historias de futuros felices; psicopatológica pretensión y trascendencia de poder, en una violencia idónea sin táctica de disimulo, para gobernar en pleno chantaje.
    También es cierto que, ya nada de esa estrategia asombra de verdad en esa imposición, que corresponde a la descomposición de esta indiferencia de lo peor que prometen ejecutar.
    La civilización es una burlesca simiesca parodia boluda.
    Osvaldo Buscaya (Bya)
    Psicoanalítico

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*