fbpx

El dirigente social Juan Grabois fue oficializado como miembro del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, considerado el “ministerio social y ambiental” de la Santa Sede bajo el que se nuclean los programas de aplicación de la encíclica Laudato si’ y la comisión para la pospandemia.

Grabois fue propuesto como miembro consultor por el titular del Dicasterio, el cardenal ghanés Peter Turkson, con quien trabaja hace ocho años. Su designación, respaldada por el papa Francisco, ocurrió hace unos meses pero recientemente fue oficializada y publicada en el Anuario Pontificio.

Turkson ya había designado a Grabois como consultor del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, una de las instituciones que, con la firma del decreto papal de agosto de 2016, derivaron desde el 1 de enero de 2017 en el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

La plaza de San Pedro (foto de archivo)

“La designación recientemente publicada simplemente marca una continuidad del trabajo en ‘Justicia y Paz’, basado principalmente en el vínculo con Movimientos Populares del mundo que se expresaron en los Encuentros Mundiales de Movimientos Populares y otras actividades, y en promover la agenda de Tierra, Techo y Trabajo”, expresaron desde el entorno de Grabois tras la publicación del Anuario Pontificio.

Las mismas fuentes aclararon que el dirigente social no es asesor del papa Francisco ni la designación implica ningún vínculo de trabajo directo con él. “Grabois no informó públicamente la designación para evitar la utilización dañina y las usuales interpretaciones erróneas sobre el tema”, concluyeron.

Bajo la órbita del Dicasterio trabajan las fundaciones de orientación social del Vaticano, como la Popolorum Progressio, enfocado en América Latina; y la Juan Pablo II, en el Sahel.

El Papa consideró entonces que el Dicasterio “será competente en las cuestiones que se refieren a las migraciones, los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura”.

En 2020, Francisco instituyó, bajo la órbita del Dicasterio, la comisión vaticana Covid-19, que se encarga de centralizar los programas de la Santa Sede para la denominada pospandemia en temas sociales, ambientales y económicos.

Fuente: Infobae