fbpx

Interna sindical peronista que invoca a López Rega

Ya sucedió en otros sindicatos que deben dirimir sus sucesiones por fallecimiento del líder.

En el caso del panadero Abel Frutos sorprende que no estuviera previsto porque él presentó una dura batalla contra el cáncer durante mucho tiempo.

El debate es tradicional: ¿cómo se eligen las autoridades en los sindicatos peronistas en situaciones como ésta? Lo lógico resultaría que lo hicieran los afiliados, o de lo contrario los delegados que representan a la voluntad de los afiliados.

En la línea de largada por la carrera sucesoria se anotó Gastón Frutos, hijo de Abel, ex concejal en Avellaneda.

El principal aliado de Gastón Frutos es Rubén Aguiar, quien ha llegado a participar de reuniones en la CGT a las que no podía asistir el finado Frutos, ya en etapa terminal.

Gastón Frutos fue desde chofer hasta responsable de la seguridad del sindicalista pero nunca fue panadero.

No sería el primer caso de alguien que no participaba de la actividad, hasta ese momento, que asume al frente de un sindicato y hay casos muy comentados tales como el de Gerardo Martínez, en UOCRA; o Luis Barrionuevo, en gastronómicos. 

El caso de Pablo Moyano, en SiChoCa, es diferente: herencia. 

En estos casos dificiles para el sindicalismo organizado, la clave es atrincherarse en el gremio, una estrategia que puede salir bien si las autoridades del Ministerio de Trabajo de la Nación corren al rescate. Se desconoce si Claudio Moroni quiere intervenir activa e irregularmente en las cuestiones internas de Panaderos.

Pero puede salir mal por diferentes motivos. En especial si los afiliados concurren a protestar. En algunas ocasiones suceden acontecimientos complicados tales como ocurrió en la sede de Unión Tranviarios Automotor meses atrás.

En este caso, el reclamo es pacífico pero varias seccionales de panaderos quieren marchar hasta Moreno 3392, de la Ciudad Autónoma, para desalojar a quienes consideran intrusos en la sede de FAUPPA (Federación Argentina Unión Personal Panaderías y Afines).

El descontento es con Aguiar, a quien ya llaman “el López Rega de Panaderos”. Así, aparece el recuerdo de José López Rega, aquel secretario privado de Juan Perón que llegó a controlar gran parte del Estado durante el 3er. mandato presidencial del fundador del Partido Justicialista y referente de los sindicatos de la Confederación General del Trabajo.

La tensión fue enorme pero el propio movimiento sindical, con apoyo tanto de empresarios de la Confederación General del Trabajo como de medios de prensa (diario La Opinión) y hasta militares, lograron que López Rega abandonara el país.

El líder que reclama el cese de Aguiar es quien más ha recibido ‘operaciones’ que adjudica al ‘todoterreno’ del sindicato: Gabriel Ruiz, líder del Sindicato de Obreros Panaderos de Lanús.

Aguiar invoca un concepto muy lógico: “La dirigencia no es herencia” porque una organización no es un bien personal de ningún dirigente sino de un colectivo de voluntades. 

Mientras tanto, el que desde las sombras realiza las ‘operaciones sucias’ sigue su actividad:

panaderos

Fuente: Urgente24