fbpx

El Gobierno porteño destinará 10 mil vacunas contra el COVID-19 para trabajadores comunitarios de los barrios populares

La legisladora porteña Laura Velasco se refirió a la decisión del Gobierno de la Ciudad de incluir a unos diez mil trabajadores y trabajadoras comunitarias dentro de los grupos prioritarios para ser vacunados contra el COVID-19.

“Estamos en un momento donde estos trabajadores y trabajadoras de la Economía Popular continúan siendo esenciales. Por eso, entendemos que junto a quienes desarrollan tareas en el ámbito de la salud, de la educación y de las fuerzas de seguridad, también deben ser contemplados como prioritarios para ser vacunados en un primer momento. Así lo ha planteado la UTEP en el plano nacional y en la Ciudad hemos presentamos un proyecto en este sentido; además, se han entablado conversaciones entre las organizaciones sociales y los ministerios de Salud y de Desarrollo Humano y Hábitat para que pronto unas diez mil vacunas sean destinadas a este sector”, manifestó Velasco.

Hace dos semanas, la legisladora del Frente de Todos presentó un proyecto en el que se solicita al Ejecutivo porteño que incluya como prioritario en la aplicación de la vacuna contra el COVID -19 a los y las promotoras territoriales de salud, educación, ambientales y de género de los barrios populares, a quienes atienden y cocinan en los comedores comunitarios, como también a todas aquellas personas que estén realizando tareas comunitarias en el marco de la pandemia.

Esta iniciativa surgió de las demandas de los trabajadores y trabajadoras de la Economía Popular que son quienes realizan tareas de cuidado comunitarias esenciales en los barrios populares, como la atención alimentaria en comedores y merenderos, donde se ha multiplicado la asistencia durante el último año; las promotoras de salud, quienes han llevado adelante el plan Detectar en los territorios, han acompañado a las familias durante el aislamiento, han vacunado contra la gripe a personas adultas mayores y quienes seguirán siendo esenciales para que la logística de la vacunación llegue a todos los barrios populares; las promotoras de educación que han sostenido la tan difícil continuidad pedagógica en tiempos de pandemia; las promotoras de ambiente y hábitat que han realizado tareas de limpieza y desinfección en pasillos y en comedores comunitarios.

“Estos trabajadores y trabajadoras que están en los barrios más humildes, donde la pandemia ha golpeado fuerte debido a las condiciones de hacinamiento y donde muchos compañeros y compañeras han perdido la vida a causa de esta enfermedad, hoy continúan realizando esas mismas tareas. Pero para que sigan cuidando tienen que ser cuidados también por el Estado y, por eso deben ser contemplados como trabajadores esenciales para la vacunación contra el COVID-19”, finalizó Velasco.