fbpx
Compartir

Aunque el grueso de los subsidios que paga el gobierno se concentra en el sector energético, los subsidios al transporte equivalen a medio punto del PBI e insumen cerca de $ 300.000 millones anuales.

Difícilmente esa suma pase desapercibida en el intercambio de cuentas y datos del equipo económico con los técnicos del FMI con los que el Gobierno negocia un programa económico plurianual para refinanciar, a 10 años, con hasta 4,5 años de gracia, los USD 43.200 millones que la Argentina le debe al organismo del crédito contraído en 2018, durante el gobierno de Mauricio Macri.

En el caso de las tarifas de colectivos en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que incluye la Capital Federal y 40 localidades del Gran Buenos Aires, que según algunos cálculos absorbe entre 85 y 90% de los subsidios al transporte urbano de pasajeros, el subsidio promedio es de $ 70,6 por boleto, contra apenas $ 13 del boleto promedio que pagan en promedio por boleto los pasajeros a las 160 empresas y 386 líneas de colectivos que operan en el sector.

Se trata de un sistema que en octubre transportó en promedio 9 millones de pasajeros por día (una misma persona equivale a varios pasajeros/día, tanto por el uso de distintas líneas como por los trayectos de ida y vuelta habituales). Según el “Índice Bondi” elaborado por la Asociación Argentina de Empresarios Argentinos del Transporte Automotor (AAETA), el costo real de transportar el pasajero promedio es de $ 111,7 pesos. El déficit consiguiente, de $ 27,5 por boleto, es la medida por boleto del deterioro del sistema.

Según esas cuentas, si se eliminara totalmente el subsidio el boleto promedio pasaría de costar 13 a 83,6 pesos, un aumento del 543% por ciento. Y si también se buscara eliminar la pérdida operativa y de calidad del servicio cobrando el “costo real del boleto”, el aumento debería ser de 755%, para llegar a 111,1 pesos.

Asumiendo, por caso, que el Gobierno recortara en un 20% los $ 70 de subsidio por boleto, los consiguientes $ 14 de aumento más que duplicarían el costo a asumir por los pasajeros (de $ 13 a 27). Y eso dejando de lado eventuales subas de costos como el gasoil, que aumentarían el costo real del servicio

Según AAETA, actualmente el costo real de mantenimiento del sistema es de $ 23.805 millones por mes, de los que el Estado, a través del ministerio de Transporte, cubre poco menos de $ 18.000 millones. La diferencia, de casi $ 5.900 millones mensuales, se absorbe mediante pérdida de calidad del servicio, menos frecuencias, menos seguridad y menor ritmo de renovación del parque automotor.

Fuente: Infobae

Compartir
Abrir chat
Hola 👋

Si querés recibir nuestras noticias, envianos un mensaje y te sumamos a nuestra lista de difusión.

Muchas gracias por informarte con bairesenlinea.com