fbpx

El presidente Alberto Fernández prepara por estas horas el anuncio de las nuevas restricciones que comenzarán a aplicarse desde este sábado, entre las que figuran el cierre de 25 accesos a la Ciudad de Buenos Aires, nuevos retenes policiales en puntos clave del AMBA y mayor control a la circulación nocturna, con el objetivo final de bajar los contagios.

Este viernes vencerá el DNU anunciado hace dos semanas, por lo que el mandatario comunicará las nuevas medidas, que se estiman regirán por otros quince días y también buscan evitar un colapso sanitario.

El foco volverá a estar en el AMBA y en ese contexto se definió el cierre de 25 accesos a la Ciudad de Buenos Aires, ubicados sobre la avenida General Paz, para facilitar el control y la reducción del tránsito vehicular.

Con ese mismo objetivo, se establecerán nuevos retenes policiales y se espera un cierre de bocas de subtes, para reducir el tráfico en el transporte público.

A partir del 1 de mayo se pondrá el énfasis en un mayor rigor del control a la circulación nocturna, para que solo puedan andar los trabajadores esenciales.

En ese punto también se estudia un re empadronamiento para los permisos esenciales, a fin de intentar reducir la lista de los habilitados para circular.

El Gobierno plantearía, además, la educación con presencialidad “administrada”, para hacer equilibrio entre los pedidos de Provincia y Ciudad.

Sobre esto último, el Gobierno nacional estaría favor de volver a la presencialidad un par de días por semana y que el resto de las jornadas sean a distancia, mientras que la gestión porteña aceptaría que la secundaria dicte clases a distancia, pero no quiere ceder en la presencialidad en los niveles inicial y primario.

La prórroga de las restricciones anunciadas hace 15 días sería por otras dos semanas, en las que se mantendrían la circulación nocturna restringida entre las 20:00 y las 6:00, la suspensión de las actividades recreativas, sociales, culturales, deportivas y religiosas en lugares cerrados y el cierre de las actividades comerciales desde las 19:00.

Hay otras medidas en análisis -pero menos firmes- como que los comercios que no son de primera necesidad tengan que volver a atender en las veredas o con entrega a domicilio, lo que implicaría a su vez el cierre temporal de peluquerías y centros de estética.

En tanto, como la curva de contagios dejó de crecer en los últimos días y se generó una “meseta alta”, la gestión de Alberto Fernández no prevé aún la opción de anunciar un cierre total como el de marzo de 2020, una “Fase 1”, tal como viene pidiendo la gestión de la provincia de Buenos Aires de Axel Kicillof.

Por su parte, el gobernador de la provincia de Jujuy, Gerardo Morales, reveló este jueves que “al presidente Alberto Fernández le cayó bien y estaba pensando” implementar la propuesta que le hizo en la última reunión virtual para que la circulación esté regulada según los números de documentos pares o impares.

Además se insistiría en que todas las actividades profesionales (abogados, contadores, administrativos) regresen al trabajo desde sus hogares.

Fuente: Noticias Argentinas