fbpx

Condenaron a 12 años de prisión a un hombre por abusar de su hija y su sobrina en Salta

Un hombre fue condenado en Salta a 12 años y medio de prisión efectiva por los delitos de abuso sexual con acceso carnal continuado, agravado por el vínculo, la guarda y por ser cometido contra una menor y aprovechando la situación de convivencia preexistente en perjuicio de su hija y de una sobrina, de 12 y 13 años, respectivamente.

Fuentes judiciales informaron hoy que, en un juicio abreviado, la jueza María Livia Carabajal condenó a un hombre de 36 años a la pena de 12 años y seis meses de prisión efectiva.

El imputado fue encontrado autor penalmente responsable de los delitos de abuso sexual con acceso carnal continuado, agravado por el vínculo, la guarda y por ser cometido contra una menor de 18 años, aprovechando la situación de convivencia preexistente en perjuicio una menor.

Esto en concurso real con coacción y con abuso sexual simple en dos hechos, en perjuicio de otra menor.

El imputado fue denunciado por su pareja y madre de una de las víctimas, de 12 años al momento de los hechos, y por su cuñada, madre de la otra menor damnificada, de 13 años.

Los hechos salieron a la luz cuando la hija del ahora condenado le contó a su mamá que su padre abusaba de ella cada vez que ella se iba a trabajar.

Le dijo que lo hacía desde que tenía 9 años y que, cuando ella lloraba, le decía que se calle y que no cuente nada porque eso era normal.

Asimismo, le reveló que ella optaba por hacerle caso a su papá porque tenía miedo de que la golpee.

Cuando se conoció que el hombre abusaba de su hija, una sobrina del imputado se animó a contarle a su madre que su tío la había sometido a tocamientos impúdicos en dos ocasiones, cuando se había quedado a solas con él.

La jueza ordenó que se le realice al condenado un examen de ADN para su incorporación al correspondiente Banco de Datos Genéticos.

Los voceros detallaron que se omitieron los nombres completos de las personas involucradas para preservar la identidad de las menores y su derecho a la intimidad y confidencialidad, en virtud de la Convención de los Derechos del Niño y otras normas vigentes.

Fuente: Télam