Con críticas a Macri, Monzó expresó su voluntad de ser candidato a gobernador bonaerense

El dirigente peronista Emilio Monzó exteriorizó sus deseos de ser candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires en 2023 y sostuvo que el ex presidente Mauricio Macri no debería postularse a ningún cargo en las próximas elecciones, tanto legislativas como presidenciales.

El ex titular de la Cámara de Diputados subrayó en una entrevista con Perfil que “sería muy sano que hubiera renovación” dentro de Juntos por el Cambio y manifestó que no le gustaría que Macri fuese candidato nuevamente.

“Uno de mis sueños para esta sociedad es que los ex presidentes participen aprovechando la experiencia de haber ocupado ese lugar, que trasladen un espíritu magnánimo del que se ha ido y ha tenido todo. Es lo que espero de Macri, de Cristina o de cualquier ex presidente”, manifestó Monzó, quien agregó: “Me gustaría ser gobernador de la Provincia”.

En el mismo sentido, consideró que si Macri “fuera candidato a diputado nacional por la Capital o de lo que sea en búsqueda de fueros sería un atraso”.

También remarcó que, hacia el futuro, debería haber un debate interno dentro de Juntos por el Cambio en el que pugnen las fuerzas más moderadas contras las radicalizadas del espacio.

“Lo que no hemos logrado las personas que predicamos la moderación y la mesura es volumen político. Es mucho más fácil tener connotación e impacto como solista”, indicó.

En la línea de líderes moderados incluyó a Horacio Rodríguez Larreta, Diego Santilli, Martín Lousteau, Rogelio Frigerio, María Eugenia Vidal y Cristina Ritondo: “Esa generación debe unirse en algún espacio, generar un volumen más atractivo que el grito y aspirar a 2023. Deberá ser una alternativa de gobierno. Este nuevo grupo tiene que disputar el liderazgo”.

“Quizá la conducción sea de Horacio Rodríguez Larreta, porque hoy es la figura más trascendente de la alternativa política, aunque quizás tampoco es el momento de conducirlo”, señaló.

Por otra parte, Monzó consideró que “es un error” unirse, ya que “primero hay que dar una identidad y hay que hacer una alternativa de gobierno, no una oposición”.

“La gente te para en la calle y te dice ´¡únanse!´. ¡No, para mi es un error! Primero hay que dar una identidad y hay que hacer una alternativa de gobierno, no una oposición. Para ganar una elección, perfecto, tengo que tener a los extremos adentro porque el resultado electoral va a ser de mayor cantidad, por lo tanto mayor posibilidad de triunfo”, explicó.

Asimismo, sostuvo que”la provincia de Buenos Aires hoy es muy perjudicada con el esquema de coparticipación” y añadió ue llevan “muchos años sin cumplir con la Constitución”.

“Me gustaría que Alberto (Fernández) se ponga a la cabeza definitivamente de terminar de manera discrecional de compensar los problemas que tiene de recursos la Provincia. La provincia de Buenos Aires no puede estar arrodillada al presidente de turno”, evaluó.

Respecto a la inseguridad en el distrito bonaerense, señaló: “Para un bonaerense, la responsabilidad de la seguridad de Lomas de Zamora es de Martín Insaurralde y del presidente de la Nación. En cualquier distrito es así. Pareciera que el gobernador es una persona ajena a esa situación. Vimos a los gobernadores visitando a las víctimas después de ocurridos los hechos”.

“¿Qué torna más grave la figura de Sergio Berni (ministro de Seguridad bonaerense)? A diferencia de los anteriores va a ese lugar a describirle en la cara al intendente municipal y al presidente de la nación la inseguridad. Para la gente es la panacea: observan a una persona del gobierno que aparentemente hace una autocrítica”, indicó Monzó en declaraciones a Página 12 e Infobae.

Además, prosiguió: “Todo un conjunto de cosas en una fuerza que necesita verticalidad. La fuerza lo ve como el ciudadano común y se producen los desmadres. Falta orden y organización. En el propio espacio político hay actores que piensan totalmente distinto. Berni hace una ostentación de su pensamiento que agrava mucho el funcionamiento tanto del gobernador como del presidente de la Nación”.

Por último, afirmó que “la grieta la generan principalmente por la incapacidad de afrontar los problemas de Argentina” y sostuvo que “los tibios son los duros, porque es esconder un vicio detrás de una aparente virtud y la virtud es entender al otro, es una actitud de vida”.

“He escuchado hablar de la mesura como tibieza: para mí tibio es ir al extremo, es simplificar, la tibieza está ahí, son posiciones populistas. Desde el anuncio de la reforma judicial hasta este creo que son todos disociados de la realidad y disociados de la mesura. En la incertidumbre se empieza a aislar al otro y eso es el gran conflicto de la Argentina, simplificar los problemas. Ir al medio, al centro, es la parte más difícil. Es comprender al otro. Es escuchar varias voces”, concluyó.

Fuente: Noticias Argentinas