Cómo funciona la tecnología predictiva que busca ordenar la cuarentena en Latinoamérica

El laboratorio Urbeos pone a disposición de toda la comunidad latinoamericana de forma pública y gratuita los resultados de su tecnología predictiva para ayudar a detectar anticipadamente las zonas de mayor riesgo de contagio por COVID-19.

En mayo, Urbeos puso en marcha el laboratorio Covid-19 Latinoamérica. Se trata de un desarrollo que utiliza la tecnología predictiva y la información urbana actualizada y permite identificar de forma anticipada los 4 escenarios urbanos con mayor riesgo de contagio por coronavirus en las principales ciudades latinoamericanas.

Esta información estratégica localizada geográficamente a nivel de amanzanamiento se puso gratuitamente a disposición de toda la comunidad latinoamericana.

De esta forma, las instituciones involucradas en la lucha contra la pandemia pueden contar con nuevas herramientas para contener la expansión del coronavirus y para planificar salidas ordenadas de los distintos modelos de cuarentena implementados en toda la región.

Para este desarrollo tecnológico, Urbeos diseñó algoritmos de análisis predictivo específicos que lograron identificar y localizar los 4 escenarios y, para cada uno de ellos, calcular la población total en riesgo.

Los cuatro escenarios que diseñaron como foco de riesgo son:

ESCENARIO 1. Agrupa asentamientos informales y conjuntos habitacionales de alta densidad y población de muy bajo nivel socioeconómico. Presenta alto riesgo de contagio por hacinamiento (intra-familiar) y por estrecho contacto vecinal en los espacios comunitarios.

ESCENARIO 2. Agrupa barrios precarios de baja densidad y bajo nivel socioeconómico, con viviendas construidas sobre lote propio. Evidencian niveles medios y altos de hacinamiento y carencia de servicios básicos (agua corriente, cloaca, gas) y pueden convivir más de un hogar por lote. Presenta alto riesgo de contagio por hacinamiento e imposibilidad de aislamiento intra familiar.

ESCENARIO 3. Agrupa zonas urbanas consolidadas de alta densidad (edificios en altura) y nivel socioeconómico medio y alto. Estas viviendas cuentan con adecuadas condiciones habitacionales pero sus residentes se encuentran expuestos al contagio al salir a un entorno urbano inmediato con muy alto nivel de interacción social.

ESCENARIO 4. Agrupa centros urbanos con alto tránsito peatonal vinculado con la actividad comercial, administrativa y de transporte. Tienen importante concentración de gente durante los horarios de ingreso y egreso laboral y fines de semana. Presenta alto riesgo de contagio por fuerte interacción social en instancias de traslado y consumo.

La población en barrios vulnerables, un factor crítico en la contención del COVID-19.

En relación al escenario 1, el Gran Buenos Aires registra actualmente 685.759 personas viviendo en asentamientos y conjuntos habitacionales y se ubica en el primer lugar de las ciudades analizadas. Esta población representa el 5,5% sobre el total de GBA.

Luego se ubica Rosario con 163.042 personas (12,25%), la ciudad de Buenos Aires con 148.504 personas (4,78%), Montevideo con 136.113 (10,34%), Mendoza con 77.115 personas (6,75%) y Córdoba con 56.456 (3,56%).

No obstante, para terminar de dimensionar correctamente el riesgo potencial del escenario 1 en cada ciudad debe analizarse el porcentaje que esta población representa sobre el total de la ciudad. Al respecto, resulta importante advertir que Rosario y Montevideo presentan porcentajes muy por encima del resto de las áreas analizadas. Estos valores deberían ser tenidos en cuenta al momento de diseñar dispositivos sanitarios que asistan tempranamente a estos sectores frente al potencial contagio de COVID19.

En relación al escenario 2 (barrios suburbanos precarios) nuevamente GBA queda ubicado en el primer lugar contabilizando 1.195.525 personas (9,59% sobre el total de su población), seguido por Rosario con 152.505 personas (11,46%), Mendoza con 110.592 personas (9,68%) La Plata con 105.072 personas (11,09%) y, finalmente, Córdoba con 95.345 personas (6%).

Por su parte, la Ciudad de Buenos Aires y Montevideo no presentan porcentajes de población en riesgo significativos en el escenario 2.

La conclusión de Urbeos es que el Gran Buenos Aires y Gran Rosario presentan las condiciones más preocupantes en relación a las zonas residenciales más vulnerables (escenarios 1 y 2), obligando a pensar en respuestas sanitarias específicas para cada caso dadas sus claras diferencias urbanísticas y demográficas.

Áreas residenciales de alta densidad, un riesgo potencial concentrado en unas pocas zonas

El escenario 3 (zonas con alta densidad residencial y nivel socioeconómico medio y alto) muestra una problemática fuertemente concentrada en la Ciudad de Buenos Aires. La ciudad concentra en no más de 5 barrios a 811.161 residentes, lo que arroja un índice de riesgo de 26,12% calculado sobre el total de la población de la ciudad.

En segundo lugar se ubica el Gran Córdoba con 48.011 personas (3%), seguido por Montevideo con 38.613 personas (2,93%), GBA con 35.660 (0,29%) y Gran Rosario con 16.633 personas (1,25%).

Estos resultados confirman que la reactivación de las actividades en la Ciudad de Buenos Aires obligará a diseñar un plan detallado y bien focalizado que evite el aglutinamiento de gente en los espacios públicos y el transporte de estos pocos barrios de la ciudad (Zona Norte, Recoleta, Palermo, Belgrano, Caballito y parte de Villa Urquiza). Horarios de entrada y salida laboral, estaciones de transporte público (subte, metrobus y FF.CC.) y grandes equipamientos de consumo son las áreas más expuestas como potenciales focos de contagio.

Por el contrario, en el resto de los aglomerados analizados, los bajos índices de riesgo en este tercer escenario indican que una posible flexibilización de la cuarentena en estas zonas podría llevarse a cabo de una forma menos dificultosa.

Los centros urbanos con alto tránsito peatonal: un desafío a escala metropolitana

La fuerte centralidad urbana que en general presentan las grandes ciudades latinoamericanas, producto de un crecimiento histórico poco planificado alrededor de los núcleos centrales, jugará lamentablemente un papel clave al momento de diseñar una salida ordenada de la cuarentena.

En esta línea, los primeros resultados obtenidos para el cuarto escenario (centros urbanos con alto tránsito peatonal) evidencian que la Ciudad de Buenos Aires concentra a más de 2.045.025 personas (sobre un total de más de 4 millones movilizadas diariamente) en un área de riesgo altamente focalizada. Esta población incluye tanto a los propios residentes de la ciudad como al resto de las personas que llegan diariamente desde el Gran Buenos Aires a trabajar, educarse, consumir, etc.

En un segundo lugar se ubica el Gran Buenos Aires con 1.155.352 personas distribuidas en sus múltiples centros comerciales zonales, seguido por Montevideo (212.720 personas), Gran Rosario (147.919 personas), Gran Córdoba (125.679), Gran La Plata (87.934 personas) y finalmente Gran Mendoza (41.974).

Frente a este panorama, este cuarto escenario resulta crítico en la Ciudad de Buenos Aires y su potencial rebote sobre el resto del Gran Buenos Aires, obligando a pensar conjuntamente en una adecuada reorganización del espacio y el transporte público ante una apertura gradual de las actividades comerciales.

Por su parte, aún con índices de riesgo más bajos, la flexibilización de las actividades comerciales en el resto de las ciudades también deberá realizarse organizadamente y sin desatender el peligro que implica la movilización de personas en el transporte público en estos aglomerados.