fbpx

Caso Érica Soriano: “Son 10 años, pero para mí es como si nunca hubiera pasado el tiempo”, dijo su madre

A 10 años del crimen de Érica Soriano, la joven embarazada que desapareció en Lanús y por cuyo femicidio fue condenado a 22 años de prisón su pareja, Daniel Lagostena, la madre de la víctima aseguró que el condenado es un “psicópata” que nunca va a confesar qué hizo con el cuerpo y pidió que la Justicia avance para descubrir quiénes fueron los cómplices.

“Pasaron 10 años pero para mí es como si nunca hubiera pasado el tiempo. El dolor está vigente siempre, no se va a ir nunca”, aseguró María Ester Soriano, quien tiene 70 años, cuatro hijos, siete nietos y hasta un bisnieto de Florencia, la hija de Érica que tenía 12 años cuando asesinaron a su mamá.

“Es cierto que el cuerpo nunca apareció y que este caso sienta un precedente pero muchas veces no hay solución con el cuerpo y todo. Yo no esperaba la condena a Lagostena, no le había puesto expectativa y la verdad es que a mí me sorprendió gratamente”, dijo la madre de la víctima sobre los 22 años de prisión a los que fue condenado su ex yerno.

La condena fue impuesta tras el juicio en 2018 por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora, y el 5 de mayo fue confirmada por la Sala I del Tribunal de Casación penal bonaerense.

Consultada sobre si está conforme con el trabajo de la Justicia en la causa, la mujer dijo que “por un lado sí, porque Lagostena está en prisión”, pero aclaró que “hay gente que estaba en complicidad con él que quedó en la nada”. “A mí me falta un eslabón. Daniel Lagostena es un psicópata que no va a hablar, que nunca va a decir qué hizo con mi hija. Y por eso yo pienso que con la gente que lo ayudó podríamos saber algo a través de ellos”, explicó.

Lagostena tiene 60 años, cumple su condena en la Unidad 1 de Olmos del Servicio Penitenciario Bonaerense -pidió prisión domiciliaria por el coronavirus pero le fue rechazada-, y en enero difundió la publicación de un libro titulado “La verdad sobre el caso Érica Soriano”, donde en la contratapa define a la obra como “un desesperado grito pidiendo justicia, develando cómo un relato en potencial instala fantasías, cómo resuelve la institución judicial su propia desidia”.

Al condenar a Lagostena por “homicidio en concurso ideal con aborto”, ya que Érica, de 30 años, estaba embarazada de ocho semanas, el tribunal dio por probado que el crimen ocurrió entre las 22.30 del 20 de agosto y las 15 del 21 de agosto de 2010 en la casa del imputado, en Pasaje Coronel Santiago 1433 de Lanús, donde ambos convivían desde hacía cuatro meses.

Ese día habían ido al obstetra en Capital Federal. A la vuelta, Érica hablaba por teléfono con una amiga y esta testigo contó que los escuchó discutir. Analizados los testimonios de los familiares, amigos y allegados de Érica y los mails que se intercambiaban entre ellos, se concluyó que la pareja estaba atravesando una crisis por los celos y la desconfianza de Lagostena.

“Quedó evidenciado que luego de una una discusión que mantuvo el imputado Héctor Daniel Lagostena con su pareja Érica Soriano, ante la falsa creencia del primero de que la nombrada le estaba siendo infiel y lo iba a dejar, le causó la muerte”, sostuvo el fallo del TOC 9.

El cadáver nunca apareció pero los peritos que buscaron rastros en la casa hallaron, pese a que ese día hacía 24 grados, la chimenea encendida y restos de poliéster que se correspondían con una bombacha, por lo que se presume que el imputado quemó allí la ropa de su pareja.

También se encontró una mancha de sangre debajo de una mesita ratona que fue detectada con el reactivo Luminol, pero como había sido lavada sólo se pudo determinar que era de mujer.

Fuente: Noticias Argentinas