fbpx

Los manifestantes derribaron estatuas de la reina Victoria y la reina Isabel II en la ciudad canadiense de Winnipeg, mientras crece la ira por el descubrimiento de los restos de cientos de niños en tumbas sin nombre en antiguas escuelas indígenas.

Una multitud coreaba “sin orgullo por el genocidio” antes de derribar las estatuas de los monarcas. La acción tuvo lugar el jueves en el Día de Canadá, cuando tradicionalmente se llevan a cabo celebraciones en todo el país.

Sin embargo, muchas ciudades descartaron eventos este año cuando el escándalo sobre los niños indígenas hizo que los canadienses confrontaran su historia colonial. El primer ministro Justin Trudeau dijo que el día sería “un momento de reflexión”.

Se han encontrado casi mil tumbas sin identificar en antiguas escuelas residenciales en Columbia Británica y Saskatchewan, que estaban dirigidas principalmente por la Iglesia Católica y financiadas por el gobierno.

Durante 165 años, y tan recientemente como 1996, las escuelas separaron por la fuerza a los niños indígenas de sus familias, sometiéndolos a desnutrición y abuso físico y sexual en lo que la Comisión de la Verdad y Reconciliación denominó “genocidio cultural” en 2015.

En Winnipeg, una multitud vitoreó cuando la estatua de la reina Victoria cayó fuera de la legislatura provincial de Manitoba. Los manifestantes, muchos de los cuales vestían ropa naranja, también patearon la estatua derribada y bailaron alrededor de ella. El pedestal y la estatua estaban pintados con marcas de manos de pintura roja.

También se derribó una estatua cercana de la reina Isabel. Ella es la actual jefa de estado de Canadá, mientras que Victoria reinó desde 1837 hasta 1901 cuando Canadá era parte del Imperio Británico.

Las protestas en apoyo de los niños indígenas también tuvieron lugar el jueves en Toronto, el centro financiero de Canadá, mientras que una marcha #CancelCanadaDay en la capital Ottawa atrajo a miles en apoyo de las víctimas y sobrevivientes del sistema escolar residencial.

Fuente: CNN Chile