fbpx

Aunque hay récord de muertes por COVID-19, en Brasil cierran hospitales ¿para que vuelva el fútbol?

Hospital de campaña para pacientes con COVID-19 emplazado en el estadio Pacaembú, en San Pablo, Brasil.

Los casos de COVID-19 no dejan de aumentar en Brasil, en especial en San Pablo, el estado más poblado del vecino país. Sin embargo, autoridades paulistas afirman que cerrarán un hospital de campaña para pacientes con coronavirus emplazado en un estadio, el Pacaembú, en los próximos días.

En las últimas horas, el secretario municipal de salud de San Pablo, Edson Aparecido, dejó abierta la posibilidad de que el hospital de campaña establecido en el estadio Pacaembú se desactive para fin de mes. En el marco de la pandemia, allí asisten a pacientes con COVID-19.

¿A quién se le ocurre hacer una locura así en el país más afectado por la pandemia en Sudamérica?. Que no sea un ejemplo para otros. Solo ayer, Brasil registró nuevas 1.364 muertes por COVID-19, la segunda cifra más alta desde el inicio de la pandemia. Sería escandaloso ver allí partidos de fútbol, siendo que dicho deporte comienza a practicarse en diversos países, con protocolos establecidos.

El secretario de Salud municipal, Edson Aparecido, el prefecto (alcalde) de la ciudad, Bruno Covas y el gobernador de San Pablo, João Doria, al inaugurar el hospital de campaña en el Pacaembú.

“Necesitamos consolidar durante una semana más, durante otros 14 días, los números extremadamente positivos de estabilidad que hemos tenido tanto en el número de casos nuevos, como en el número de hospitalizaciones, la tasa de ocupación de camas en la UCI y las muertes” , afirmó Edson Aparecido, en una entrevista a Globo News.

En ese sentido, el funcionario paulista destacó que los números oficiales arrojan un control en los casos positivos de COVID-19 en los últimos días, aunque la difusión de estadísticas en el Brasil de Jair Bolsonaro ya no resulta creíble.

Aparicio se refiere a los datos difundidos por el Departamento de Salud Municipal de San Pablo, los cuales arrojan que el crecimiento semanal promedio diario de casos ha estado en el rango del 3%, llegando incluso a la tasa más baja desde el comienzo de la pandemia entre el 6 y el 12 de Junio, cuando era 2,46%.

Sin embargo, tras la difusión de dichos números, San Pablo registró este martes el récord de muertes por COVID-19 en un día: fueron 434 fallecidos.

En total, el Estado alcanzó 13,068 muertes y 229,475 casos de personas infectadas. Según el gobierno paulista, los números son más altos los martes como consecuencia de un retraso en el conteo de casos los sábados y domingos.

Mientras el COVID-19 crece en Brasil, Bolsonaro será interrogado por denuncia de Sergio Moro

Los responsables por una investigación que intenta determinar si el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, intentó interferir ilegalmente en la Policía Federal, como denunció el ex ministro Sergio Moro, informaron este martes que pretenden interrogar al mandatario.

El interrogatorio, que debe ser autorizado por la Corte Suprema, se enmarca en una investigación abierta sobre la base de denuncias de Moro, quien renunció al cargo de ministro de Justicia el pasado abril tras denunciar supuestas presiones e injerencias ilegales del mandatario en la Policía Federal.

Según consigna Infobae, el pedido fue dirigido al magistrado Celso de Mello, quien desde el Supremo supervisa esa investigación, y en caso de que lo apruebe, deberá decidir también si el interrogatorio será presencial o si el mandatario puede responder por escrito a un cuestionario.

La investigación intenta esclarecer si Bolsonaro presionó o trató de interferir política e ilegalmente en la Policía Federal, que a su vez investiga a dos de sus hijos: el senador Flavio y el concejal de Río de Janeiro Carlos.

Las sospechas contra el mandatario surgieron a partir de las denuncias de Moro, quien al momento de renunciar declaró que el presidente presionaba por cambiar a la cúpula de la Policía Federal, institución autónoma, aunque dependiente del Ministerio de Justicia.

A partir de esas declaraciones, la Corte Suprema autorizó a la Fiscalía abrir una investigación en la que también figura el propio Moro.

Con información de UOL Brasil