Alberto Fernández: «Si fuera presidente, también llamaría a Macri»

Tras su gira por España, el candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández afirmó que «Si gano sé que los primeros años de mi gestión serán difíciles» y señaló «si fuera presidente, también llamaría a Macri».

«El Gobierno además redujo a la mitad el Producto Bruto Interno (PBI)», continuó el candidato kirchnerista, durante una entrevista en la señal TN. En esa línea, aclaró que, en caso de llegar al Sillón de Rivadavia, pagará la deuda externa. «Le dije a la Mesa de Enlace que debemos ser socios: la Argentina necesita dólares para pagar y ellos pueden exportar», recalcó.

En ese escenario, mientras su espacio le exige al Gobierno declarar la emergencia alimentaria, Fernández comparó: «Nos enorgullece producir comida para 400 millones de personas pero no podemos resolver el hambre en la Argentina«. Sin embargo, rechazó para eso reformar la Constitución Nacional: «No hay que cambiarla, pero necesitamos otro contrato social porque es inadmisible que haya hambre».

Aunque todavía debe revalidar en las generales del 27 de octubre el resultado conseguido en las primarias del 11 de agosto, Fernández ya proyectó cómo sería llegada a la Casa Rosada: «Si gano, sé que los primeros años de mi gestión serán difíciles porque recibiré una economía diezmada».

Por otro lado, Fernández reveló parte de una charla que tuvo en privado con Macri: «Le dije que me parecía necesario pone un feriado bancario ante la situación económica, pero lamentablemente se fueron U$S3000 millones. Luego sí implementaron controles cambiarios».

Asimismo, sostuvo que responde todos los mensajes que le manda presidente de la Nación. «Si fuera presidente, también llamaría a Macri», resaltó Fernández, al ratificar que en caso de ser primer mandatario desde el 10 de diciembre, convocará a todos los sectores de la política argentina.

En tanto, el compañero de fórmula de Cristina Kirchner reiteró su crítica sobre el Poder Judicial: «La Justicia no funciona como Dios manda sino como ordena el poder de turno, pero no voy a hacer política en los tribunales. Para mí, Cristina es una perseguida política. Yo me voy a ocupar del trabajo, la deuda y el hambre».

Por último, confirmó su presencia en los dos debates presidenciales con el resto de los candidatos, uno en Santa Fe y otro en la ciudad de Buenos Aires: «No le encuentro el sentido, pero la ley nos obliga a ir».



Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*